¿Por qué mi conejo muerde la jaula y que hacer para que no la muerda? ¿Se le puede dar juguetes para evitarlo?

Los conejos son mascotas cariñosas y fieles les  fascina morder, roer, cavar. Para ellos esto es una necesidad, es en esencia un instinto natural.

Si el conejo muerde su jaula tienes que preguntarse si solo es la jaula lo único que muerde, si la respuesta es afirmativa tu conejo está marcando su territorio y probablemente no solo la muerda, también se pasee por ella y la marque con su aroma es un comportamiento normal que simplemente no se puede  detener, pero sí redireccionar. Estos consejos pueden ayudarte a evitar que tu conejo muerda la jaula.

Índice()

    Verifica que sus necesidades básicas estén cubiertas.

    No tiene suficiente heno para masticar, colocar más heno en su entorno suele solucionar el problema. Tiene hambre, puedes verificar que cuenco está lleno de heno y tenga suficiente agua. Si lo está vigílalo para ver si la come, quizás a tu conejo no le gusta  su comida, prueba dándole algo un poco más apetecible como lechuga, albahaca, zanahorias con las hojas (en pocas cantidades).

    conejo masticando

    No tiene suficiente sal  o vitaminas en su cuerpo y esta intentarlo extraerla de los barrotes. Hay piedras de sal que venden especiales para conejos, cambia su heno constantemente puedes mezclarlo con unas gotas de limón para agregar más vitaminas a la dieta.

    No tiene suficiente espacio en su jaula, quiere salir de la jaula “esta estresado”. No puede mantener a un conejo dentro de una jaula tanto tiempo, esto puede ser dañino para su salud y bienestar.

    Su jaula está sucia, debes limpiar la jaula del conejo diariamente, esto incluye los barrotes. Puede ser estresante para un conejo si su jaula tiene un olor desagradable para ellos, intentaran opacarlo con su propio olor, recuerda que son animales muy territoriales.

    Examina su comportamiento

    Está enojado, si un conejos no tiene suficiente ejercicio puede molestarse y empezar a morder su jaula, sácalo de la jaula dale algunos juguetes para masticar, esto no lo calmara de inmediato, déjalo vagar a su gusto y que se calme, no lo toques o lo agarres, déjalo solo. Recuerda que los conejos tienden a ser más animados y juguetones que los gatos y perros.

    Puede que esté en celo, si tu conejo no está esterilizado entrara en celo intermitentemente todo el tiempo. Intenta calmarlo con juguetes, cajas de cartón, periódicos apilados para que rompa, llévalo a un lugar con tierra o constrúyele una caja de arena para que excave, o dale una manta vieja que pueda romper. Para corregir este comportamiento debes esterilizar a tu conejo.

    Está aburrido, los conejos son mucho más activos que los gatos y perros, constrúyele un laberinto de cajas y papel reciclado, rodéalo de plantas, una rama de árbol recién cortada que pueda masticar. Verifica que la planta o la rama sean aptas para conejos con un veterinario, no le des nada antes de comprobarlo.

    Esta triste, si has cambiado de casa o su habitad ha sido modificado puede que tenga nostalgia y se sienta decaído, sácalo de la jaula, acarícialo, hazle un nuevo nido con mantas viejas donde se sienta seguro, dale su comida favorita.

    Quiere tu atención, si ves que abres la jaula y va directamente hacia ti acaríciale la cabeza, intenta no tomarlo en brazos a muchos conejos no les gusta esto, juega con él.

    Como alternativa puedes usar juguetes

    En la tienda de mascotas de tu localidad o en internet, puedes hallar juguetes específicos para conejos a ellos les encanta jugar y masticar. Los juguetes que más resultados positivos han dado son:

    conejo blanco escondiendose

    • Pelotas para conejos
    • Túneles
    • Rascadores de ratán
    • Juguete para masticar
    • Juguetes con premios dentro

    Si todo lo anterior no soluciona el problema, el conejo ha formado un habito y hay que romperlo. Licua una cebolla o algunos dientes de ajo y con un atomizador rocíalo en los sólo barrotes que suele masticar no en toda la jaula para evitar el estrés, a ellos solo no les gusta el aroma y el sabor.

    Procura tener dentro de la jaula algo que si puedan masticar (aprobado por un veterinario) piedras de sal, ramas, vegetales con tallos, juguetes. Aplica esta técnica una vez por semana.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más