Cómo saber si mi gato está enfermo del hígado ¿Qué puede comer un gato con problemas hepáticos?

En el hígado se llevan a cabo numerosos procesos bioquímicos que permite el correcto funcionamiento del organismo de tu mascota, pero ¿Cómo saber si mi gato está presentando alguna dolencia relacionada al hígado? ¿Qué medidas debo tomar para que mi gato mejore? Inmediatamente te presentamos información al respecto que te permitirá detectar de manera rápida cualquier alteración de este tipo.

Índice()

    ¿Cuáles son los síntomas de enfermedad hepática en mi gato?

    A pesar de que los síntomas de las enfermedades hepáticas pueden variar y no son exactamente los mismos, dependerá específicamente de la enfermedad y el estadio en el cual se encuentre la misma.

    Es importante que se tenga en cuenta que cuando el hígado comienza a presentar manifestaciones de alguna enfermedad es que gran parte de este ya se encuentra muy afectado por el mal que le aqueja.

    Así que es importante mantener una vigilancia adecuada de nuestra mascota ya que al menor síntoma acudamos prontamente al veterinario, así que si observas algunos de los que te presentamos a continuación, toma las medidas adecuadas.

    Uno de los síntomas más comunes en gatos con problemas hepáticos es la pérdida del apetito observarás como progresivamente tu gato come cada vez menos, como consecuencia de este tu gato disminuirá de peso.

    Lo que puede generar un cambio en su metabolismo, ya que al haber una alteración en uno de los sistemas que generan enzimas, también habrá cambios en la química del cuerpo de tu gato. En algunos casos se nota el área de la panza hinchada, pero no en todos los casos.

    oreja amarillenta en gato con problemas hepaticos

    Un detalle al que quizás no se le preste mucha atención es que tu gato comenzará a ingerir mucho más agua, se notará más sediento que de costumbre y sin razón aparente (sin haber realizado ejercicio físico o jugado a un ritmo alto). Es importante recordar que los gatos no son unos grandes bebedores de agua por lo que este será un detalle al que tienes que prestar mucha atención.

    También podrás observar otros síntomas los cuales variaran dependiendo de la gravedad en el que se encuentre la enfermedad, como vómitos, cambios repentinos de conductas que pueden pasar de irritabilidad a letargia, fiebre, en cuadros avanzados de la enfermedad se puede observar ictericia y si la enfermedad al alcanzado un estado muy grave notarás una excesiva producción de saliva     

    ¿Qué puede comer un gato con problemas hepáticos?

    Si tu gato está teniendo problemas hepáticos es necesario que revises su alimentación, ya sea su alimento balanceado o si dispones de algún pienso, es importante que le suministres uno de muy buena calidad, que no implique una mayor carga al sistema digestivo.

    En caso de tener dudas sobre como evaluar el alimento de tu gato y cuáles son los requerimientos necesarios para su cuadro clínico, consulta con tu veterinario.  

    ¿Cómo tratar a mi gato si tiene problemas hepáticos?

    Aunque los problemas hepáticos pueden ser muy delicados y generar complicaciones bastantes serias, este órgano tiene una gran capacidad de regeneración. Existe la probabilidad de que tu gato se recupere por completo en caso de que presente alguna alteración de este tipo 

    gato con panza hinchada por problemas en el higado

    Para poder revertir trastornos de esta índole y curar por completo a tu gato es imprescindible que acudas a tu médico veterinario de confianza, apenas detectes los primeros síntomas. Mientras mucho más pronto se pueda diagnosticar a tu felino.

    Más probabilidad tendrá de revertir la patología, la cual se podrá alcanzar satisfactoriamente una vez que el veterinario haya realizado un examen físico, análisis de sangre, de enzimas hepáticas, radiografías, ecografías y en ocasiones como es el caso de fallas causadas por tumores es necesario tomar una biopsia del órgano en cuestión, de manera hallar el origen exacto de este padecimiento. 

    Es importante evitar la automedicación del minino, en este caso es mucho más delicado ya que siendo el hígado el órgano encargado de procesar determinadas sustancias químicas en el organismo, suministrar medicamentos sin evaluar el posible daño o efectos colaterales puede complicar el cuadro clínico o incluso resultar letal para tu mascota.

    Hay que tomar en cuenta que la recuperación de este tipo de padecimiento puede demorarse, así que es necesario que seas paciente y cumplas todas las indicaciones realizadas por el especialista. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir