Menu

¿Cómo es el hipertiroidismo en perros? – Características, consejos y cuidados

El hipertiroidismo en los perros se explica gracias a la sobreproducción de la hormona denominada tiroxina, por parte de la glándula tiroidea ubicada a la altura del cuello, esta es encargada de regular la temperatura corporal y controla el metabolismo, así como otras funciones del organismo. Así pues, una alteración de la misma resulta importante porque este mecanismo es un proceso que transforma los alimentos en combustible, el cual se utiliza en el funcionamiento habitual de los órganos.

En los perros, el hipertiroidismo resulta menos frecuente que el hipotiroidismo, y por lo general es consecuencia directa del desarrollo de un tumor tiroideo agresivo. Esta enfermedad suele provocar una serie de síntomas en los perros a partir de la micción frecuente y la diarrea, hasta llegar a la insuficiencia cardíaca y renal en caso de no suministrar un tratamiento. Ante cualquier señal, en seguida se debe acudir al veterinario.

¿Cuáles son los primeros síntomas de hipertiroidismo en un perro?

Las manifestaciones del hipertiroidismo canino derivan precisamente de una aceleración del metabolismo que lleva al organismo al límite de su capacidad. Por ello, es posible que se produzcan diversas irregularidades en los distintos sistemas del organismo en función de la severidad y los órganos que hayan sido perjudicados.

perro con frio

Intolerancia al frio

En el organismo existe un proceso de regulación de la temperatura, el cual constituye uno de los procesos vitales para mantener el funcionamiento adecuado del organismo, además, se tiene que la termorregulación se efectúa a través de las hormonas tiroideas, donde a través de señales, ordenan a distintos sistemas corporales el aumento de los recursos energéticos disponibles.

Se podría decir que la glándula tiroidea es la análoga del termostato de una casa, y es que en efecto, la regulación del calor es una de las funciones fundamentales de la glándula tiroidea, asimilándose a un termostato del cuerpo.

La glándulas en normal funcionamiento envía hormonas para generar calor partiendo de la energía que el cuerpo almacena, por ello, al presenciarse un desbalance y ver la función tiroidea comprometida, el organismo va a optar por simplemente detener la generación de calor, creando en consecuencia, la intolerancia al frio.

Aumento de apetito y perdida de peso

A parte de otros síntomas, el hipertiroidismo también produce un aumento del apetito en los caninos, por ello, buscaran desesperadamente la ingesta sin control de alimentos, a pesar de la gran cantidad e alimento que consumen no suben de peso. En este caso, se debe consultar con el veterinario una dieta especial y la constante actividad física.

canino sentado en la grama

Problemas de piel

Los problemas en la piel suelen ser síntomas característicos del hipertiroidismo canino, ya que en ocasione puede ocurrir que la afección sea originada por una enfermedad autoinmune. Lo que producirá, en consecuencia, sequedad en la piel, dándole un aspecto opaco y cuarteado, o también se puede denotar hinchazón y enrojecimiento debido al padecimiento de mixedema.

Anormalidad en su sistema reproductivo y nervioso

Además de regular el metabolismo y la temperatura del organismo, las hormonas producidas por las glándulas tiroideas, de igual forma, juegan un papel importante en el funcionamiento adecuado del sistema reproductor femenino, pues mantienen el balance en el desarrollo de los tejidos ováricos, uterinos y placentarios.

Así pues, el hipertiroidismo puede provocar anormalidad o infertilidad tanto en animales como en los seres humanos, específicamente en el género femenino.

¿Es posible tratar el hipertiroidismo en un perro? ¿Cómo funciona?

Sí, es posible otorgarle un tratamiento a los caninos, de hecho, existe una vasta cantidad de ellos, el de intervenciones primarias o de ambulatorio consiste en suministrarles medicamentos con la esperanza de que inhiban la producción de hormonas tiroideas.

Canino de cara cerca

Entre las opciones de tratamiento para el hipertiroidismo canino hay que destacar la cirugía, la radioterapia, yodo radiactivo y la medicación. Estas intervenciones pueden ser utilizadas de forma individual o conjunta. Cuando su perro padezca hipertiroidismo, el veterinario deberá preparar un plan de trabajo para normalizar los niveles de tiroxina.

En las primeras fases del hipertiroidismo, no todos los perros revelan síntomas, de modo que el tratamiento de la enfermedad está vinculado al motivo de la misma. Así, cuando se trata de una reacción a la prescripción médica, la dosis de los fármacos puede ajustarse hasta que los niveles hormonales se hayan estabilizado.

  • Suministro de fármacos: En los perros es poco usual el hipertiroidismo, y es que se han registrado casos de que dicha afección es resultado de una reacción hacia los medicamentos recetados para el hipotiroidismo, aquí solo es necesario ajustar la dosis prescrita del suplemento de hormona tiroidea, todo de forma gradual, para disminuir los síntomas que generan un malestar en los caninos, esto puede tardar alrededor de cuatro a seis meses.
  • Intervención quirúrgica: Resulta más habitual la aparición de un hipertiroidismo derivado de un cáncer de tiroides agresivo, cuyo pronóstico es a menudo fatídico. El procedimiento en estos casos está estrechamente relacionado con el tamaño del tumor y de si ha llegado a la metástasis.

Aquí entra en línea de fuego la extirpación quirúrgica de la glándula tiroides, esta opción es válida solo si se encuentra relacionado con un tumor de dicha glándula, la cual dependerá en gran medida de la naturaleza invasiva del tumor.

Aun así, se debe tener en consideración algunas futuras complicaciones como que la extirpación quirúrgica  hay que efectuarla cuando el tumor afecta solo una glándula tiroidea, pues en el caso de verse afectadas las dos, provocaría la extirpación de ambas y terminar desarrollando un hipotiroidismo.

canino sentado con una oreja hacia arriba

Otra complicación palpable es que tras la cirugía, la glándula tiroidea tenga dos reacciones, o una sea la disminución de producción de las hormonas lo que hace que necesite una terapia de sustitución de la hormona tiroidea por vía oral. O por el contrario, también cabe la posibilidad de provocar una reacción de hiperactividad sucesiva en la glándula tiroidea extirpada.

Además, en el caso que el tumor se haya extendido al esófago o alguna arteria principal, aquí se vería comprometida la cirugía o impedirla completamente, hay algunos veterinarios que se declinan por extirpar una parte del tumor y el resto atacarlo a través de una terapia radioactiva. Opciones hay muchas, pero el pronóstico estará vinculado al grado de metástasis en los tejidos colindantes.

Por último, la cirugía puede ser un factor de riesgo en las glándulas paratiroides, las cuales están encargadas de regular los niveles de calcio. La incidencia de estos accidentes mantiene una alta probabilidad, por ello se recomienda que los veterinarios realicen un control tanto del nivel de tiroxina como los del calcio por medio de la medicación.

  • Radiactiva de yodo: En el mismo compendio, se puede encontrar más alternativas, como el tratamiento con una forma radiactiva de yodo, el cual se procede a internar al canino en un centro médico especializado para poder en primer lugar realizarlo sin lastimas a alguien más pues hay que tener en cuenta que es un tratamiento radiactivo, y además así se puede asegurar un seguimiento adecuado.

Se toma en cuenta el país de residencia y las leyes que allí gobiernan, donde van a especificar que el perro debe permanecer internado hasta semanas después del tratamiento con medicina radiactiva, con el objeto, de que todo material radiactivo residual en el  organismo del  canino sea eliminado, y de esta forma, se evita algún percance con los miembros de la familia y el entorno.

canino solo cara

De todas formas, se prescriben precauciones en la manipulación del canino, y prevenir una reacción toxica al tratamiento suministrado. Además se recalca que este tipo de tratamientos no es frecuente en los caninos como lo es con los felinos.

  • Dietas especializadas: Esta intervención es más que todo complementaria de los métodos descritos con anterioridad, pues sirve para poder controlar de forma natural y en menor medida los niveles excesivos de hormonas tiroideas en el organismo, así como, de las complicaciones subyacentes del padecimiento de dicha enfermedad, como lo es el daño renal. A veces, es bueno el pienso para los perros
  • Radioterapia o quimioterapia: Al mismo tiempo, se puede recurrir a la radioterapia y a la quimioterapia para combatir el tumor y, en ocasiones, se emplean paralelamente a la cirugía.

Por ultimo destaca que en tanto que los tumores benignos se atajan con mayor facilidad y brindan una respuesta correcta al tratamiento, los tumores malignos se diseminan a menudo a los órganos centrales del cuello.

Hormona tiroidea sintética

La administración de una fuente de hormonas tiroideas es la medicación para el hipotiroidismo que resulta un efecto secundario de la extirpación quirúrgica del tumor en las glándulas tiroideas, por ello, se suele incluir una forma sintética de tiroxina para combatir la anormalmente baja producción de hormona tiroidea.

perro en el exterior

Por tanto, la finalidad del tratamiento con una hormona tiroidea sintética es replicar fielmente la función tiroidea normal, puesto que dicha tiroxina opera como lo haría la propia hormona tiroidea del canino. Su funcionamiento pleno es necesario para todas las células del organismo, la única contraindicación es atinar a la dosis correcta, pues es común que se tome mucha o muy poca, aquí es donde el veterinario determinará la cantidad necesaria y adecuada.

Se resalta que la hormona incrementa el metabolismo celular, que a su vez, es responsable del crecimiento, el desarrollo de los tejidos del organismo, del mismo modo, se encarga sobre el mantenimiento de la función cerebral, la regulación de la temperatura corporal y otros procesos celulares. Por ello resulta tan fundamental conseguir su sustitución a través de la hormona sintética.

Además, la administración de hormona tiroidea a menudo inhibe la liberación de hormonas tiroideas de los nódulos o tumores cancerosos, por esta razón, también juega un papel importante en los tratamientos del cáncer de las glándulas tiroideas.

Del mismo modo, su uso está indicado cuando se produce una tirotoxicosis, es decir, niveles elevados de hormonas tiroideas como resultado de una hiperactividad de las glándulas tiroideas, en conjunto con el exceso de hormonas tiroideas. La tirotoxicosis puede evolucionar hacia el hipotiroidismo o provocar el incremento extravagante del bocio, lo que hace necesario el uso de hormonas tiroideas sintéticas.

Es necesario que después de la cirugía contra los tumores tiroideos, se utilice la hormona tiroidea en sustitución de las funciones previstas de la glándula tiroidea removida y en prevención del surgimiento de pequeñas o residuales células cancerosas de la tiroides.

canino en una consulta veterinaria

Las ventajas de la prevención del nacimiento de las células residuales del cáncer de tiroides son mayores con respecto a los riesgos de un leve ascenso de la frecuencia cardíaca acelerada e irregular, la intensificación del dolor torácico y el descenso de la densidad ósea.

Este tipo de tratamientos aunque no se administra por tiempo indefinido tampoco hay uno establecido, todo va depender de los resultados obtenidos y las indicaciones del veterinario.

¿Cuánto puede durar el tratamiento de hipertiroidismo en mi perro?

A la enfermedad del hipertiroidismo tener de manera frecuente como factor originario los tumores malignos, su recuperación va estar atada a diversos aspectos, tales como el estadio en que se diagnostique el cáncer, la localización, si afecta a una sola glándula tiroidea o a las dos, también se toma en cuenta si se ha extendido a otros órganos o ha hecho metástasis. Por desdicha,  en el caso de que el cáncer este en una etapa terminal, el pronóstico de recuperación oscilará de no tan bueno a grave.

Mientras que si el hipertiroidismo de los caninos es producto de alguna enfermedad inmune o de la tiroides, y se emplea medidas de intervención como la medicación o el diseño de dietas especializadas, junto con el seguimiento constante de los niveles hormonales, el tratamiento puede durar menos, aunado, que se realizará sin ninguna complicación. Al final, la recuperación y el tiempo de tratamiento en el hipertiroidismo dependen básicamente de la raíz del problema.

Canino en el profesional de salud

¿De qué manera puedo evitar que mi perro padezca de hipertiroidismo?

La forma más efectiva de poder evitar que los perros padezcan esta enfermedad, es mantener un control nutricional que ayude en la regulación orgánica de los niveles hormonales, donde se puede optar por variar la fuente de proteínas o simplemente impedir que el canino ingiera demasiado las partes de animales contenedoras de las hormonas.

Se debe tener en cuenta que la alimentación a partir de suministros crudos son los que más tienen una cantidad excesiva de hormonas tiroideas. Ya cuando se trata de tumores, lo ideal es prevenirlos con los chequeos periódicos de la consulta veterinaria.

¿Te ha ayudado el artículo?
Compartir

Cómo cita:

"¿Cómo es el hipertiroidismo en perros? – Características, consejos y cuidados" On Quees.com. Disponible en: https://blogdeanimales.com/hipertiroidismo-perros-caracteristicas-consejos-cuidados/. Consultado: 14-09-2021 01:14:59 Copied!