¿Qué es Leishmaniosis canina y que pasa si mi perro la tiene? - Síntomas y tratamiento

Los parásitos suelen generar una gran cantidad de enfermedades en los animales las cuales si no se tratan adecuadamente pueden afectar seriamente la salud de tu perro, así se tienen enfermedades que afectan el sistema circulatorio, renal, el sistema digestivo como los anquilostomas o enfermedades cutáneas como lo es la patología que te presentaremos a continuación. 

La leishmaniosis canina e es un padecimiento de origen parasitario que se presenta cuando un mosquito infectado con el microorganismo del género Leishmania inocula el parásito en cuestión en un individuo sano.

Existen dos tipos de leishmaniosis la visceral y la cutánea. La primera suele afectar a los órganos internos del cuerpo del huésped, como los riñones, sistema gástrico, bazo, entre otros. El tipo cutáneo afecta a la piel de diversas maneras.

Esta enfermedad es endémica principalmente en países en vías de desarrollo, aunque se han reportado casos en todo el mundo a excepción de la región antártica y Australia, con muy pocas posibilidades de tratamiento y que puede llegar a ser letal, anualmente se reportan una gran cantidad de sacrificios de mascotas causadas por complicaciones de esta enfermedad.

La cual también puede afectar a una gran cantidad de especies animales que van desde los perros, gatos, animales de granja (ganada bovino, caprino, equinos) y especies de mamíferos salvajes.

Índice()

    ¿Cómo se transmite y cuáles son las causas de la leishmaniosis canina?

    Como muchas enfermedades de origen parasitario esta se origina cuando el microorganismo ingresa al cuerpo del huésped a partir del cual éste se va desarrollando. En el caso de la leishmaniosis canina e, el vector suelen ser mosquitos infectados con el parásito, contraído con anterioridad al picar a algún individuo infectado con la enfermedad.

    ciclo de contagio de la leishmaniosis

    Luego, al picar a un individuo sano ocurre la transferencia de la patología. Al momento de ocurrir la picadura del mosquito y ya infectado el huésped, el sistema inmunológico de este último se pone en marcha para tratar de repeler y atacar el parásitos. 

    ¿Cuáles son los síntomas de la leishmaniosis canina?

    Los síntomas que se presentan en los animales contagiados varían mucho y pueden llegar a varias zonas del cuerpo en función de la cepa del parásito con la que se esté infectado, el tipo de leishmaniosis que se ha desarrollado y la respuesta inmunológica. Así se ha observado que en los perros esta última puede ser alta o baja.

    En el caso de tener una respuesta inmune alta el animal puede afectar a distintos órganos de manera progresiva produciéndose diferentes manifestaciones que se agravan según el órgano del cuerpo que se vea afectado.

    La leishmaniosis presenta por lo general lesiones cutáneas como úlceras, dermatitis (muy variadas) en el lugar en de la picadura del mosquito, las cuáles se pueden extender por otras zonas del cuerpo conforme va avanzando la enfermedad, también suele presentarse alopecia principalmente en las articulaciones, así como un crecimiento inusual de las uñas. 

    En ocasiones y en estadios muy avanzados se puede presentar lesiones internas a nivel renal, del bazo, conjuntamente con fiebre, en algunos casos trastornos intestinales acompañados de diarrea, afecciones de la mucosa ocular, atrofia muscular, lesiones óseas fundamentalmente en las articulaciones.

    parasito leishmania visto a traves de microscopio

    Así como alteración de los componentes sanguíneos que al perder su equilibrio, pueden generar hemorragias a nivel nasal y pérdida de sangre por la orina.

    ¿Cómo puedo tratar las leishmaniosis canina?

    Este tipo de enfermedad suele ser bastante complicada de erradicar y su tratamiento debe ser realizado exclusivamente por un médico veterinario, ya que es necesario realizar una cantidad de análisis clínico, conjuntamente con un examen físico detallado del perro afectado. En base a éste y a los resultados de las pruebas se procede a suministrar fármacos cuyas indicaciones pueden variar en función de la gravedad de la patología.

    Aunque no hay un consenso mundial acerca de su tratamiento, en oportunidades no suele ser muy eficaz, sin tener otra alternativa, más que sacrificar a los individuos que contraen la enfermedad la mayoría de las veces. 

    La leishmaniosis también puede presentarse en humanos, por lo que es necesario tomar las medidas preventivas adecuadas para prevenir el contagio de nuestras mascotas, ya que disponer en casa de un animal con esta patología aumenta la probabilidad de contagio en personas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir