Gato Siberiano: ¿Cómo son? - Tamaño, colores y características

Muchas de las razas de gatos domésticos que disponemos en la actualidad surgieron de la mezcla y evolución de razas de felinos salvajes, fuertemente modificados por el entorno. La región de Siberia en Rusia es conocida por sus fuertes inviernos muy fríos, también por tener grandes bosques y extensas áreas de terreno salvaje. En este entorno de clima extremo y vida silvestre surge una raza de gatos cuya cría por profesionales es de poca data.

Esta raza de mininos es conocida como gato siberiano aunque su origen puede que no se encuentra del todo definido, se piensa que el origen de esta raza se debe a una mezcla natural entre gatos salvajes autóctonos de esta zona de Rusia con gatos provenientes de Europa.

Los gatos siberianos son unos felinos muy bonitos y tienen aspectos parecidos a la raza bosque de Noruega, lo cual se puede explicar, por la semejanza de los entornos. Pero profundicemos en esta especie y conozcamos todo lo necesario para identificar fácil y rápidamente a un minino de este tipo.

Índice()

    ¿Cuáles son las características físicas de un gato Siberiano?

    Lo primero que resalta cuando ves a un gato siberiano es su pelaje, el cual es semilargo, liso y suave, tiene múltiples capas que lo protege del duro invierno siberiano y que luego se adaptan al verano, este felino realiza cambios en su pelaje al inicio delas estaciones más extremas. Posee un bonito collar que varía según las estaciones del año.

    gato siberiano en jardin

    El color del mismo también se puede prestar a controversia, si bien se reconocen todas las tonalidades de colores, hay organizaciones que excluyen ciertos patrones en el pelaje o que la han catalogado como una raza diferente.

    El tamaño de este minino puede ser de mediano a grande, tardando bastante en alcanzar su tamaño final, el cual ocurre alrededor de los 5 años de edad. En este punto pueden alcanzar los 9 kg de peso, cuando en general la mayoría de los gatos se encuentren entre 5 y 6 kg.

    Su estructura ósea suele ser fuerte, musculoso, de grandes y gruesas patas (las delanteras un poco más cortas que las traseras, lo que trae como consecuencia un ligero arqueo de la espalda), la cola con frondoso pelaje es medianamente larga y es más gruesa en la base que en la punta.

    De cabeza circular, que parece más grande por la presencia del collar, orejas medianas y ligeramente circulares en la punta, ojos redondos que pueden ser de diferentes colores desde verde, azul hasta amarillos separados por una nariz mediana de tamaño promedio.

    ¿Cómo es el comportamiento del gato Siberiano?

    Hay que conocer el origen de este minino para entender su comportamiento, es que al venir de antepasados salvajes adaptados al entorno natural siberiano no podemos pensar que tendremos un gato totalmente sumiso y doméstico.

    A esta raza le encanta jugar al aire libre, por lo que es propenso que sienta el llamado de la naturaleza y quiera dar más paseos que lo que un gato hogareño tiene acostumbrado, por lo que es muy recomendable para casas que dispongan de jardín con un adecuado sistema controlado (como rodillos anti escape) para evitar extravío del gato.

    gato siberiano con cabeza en el piso

    Son muy ágiles, excelentes trepadores y saltadores por lo que les conviene estar en exteriores, de lo contrario puede hacer un verdadero desastre en el interior de tu hogar, aunque también convendría que tuvieses un árbol para gatos, de manera que pueda ejercitar sus extremidades adecuadamente.

    En este caso hay que añadir la peculiaridad de que este felino no siente ninguna aversión por el agua. De hecho la toleran bastante bien y les puede llegar a gustar.

    Son bien inquietos, excelentes cazadores, lo que mantendrá la casa libre de roedores. Extremadamente inteligentes, logrando aprender ciertos trucos y muy leales con los integrantes de la familia. Se ha descubierto que esta raza de gatos son de los menos causante de alergias entre los seres humanos, ya que no producen la proteína FelD1 que genera este tipo de cuadros en los humanos.

    Estos gatos con los cuidados adecuados como un cepillado frecuente de su pelaje, sus visitas anuales de control con el veterinario, una adecuada alimentación y mucho cariño pueden vivir hasta los 18 años. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir