¿Los gatos pueden tomar antihistamínicos? ¿Puede tener efectos secundarios?

Los antihistamínicos son unos fármacos que nos ayudan a evitar las alergias, que se presentan cuando nos afectan sustancias como el polen, los químicos muy fuertes o alguna otra sustancia.

Es muy común entre los humanos hacer uso de estas sustancias y se encuentran entre los más recetados a los pacientes en los 5 continentes; cuando se presentan cuadros alérgicos, pero ¿Se puede dar a un gato este tipo de sustancias?

Por muchos años se les administró este tipo de fármacos a los gatos para poder controlar las consecuencias de las reacciones alérgicas, tales como estornudos, urticaria, entre otros. Fundamentalmente porque son de fácil acceso, libre venta y no muy costosos. Fármacos como la Hidroxicina o la Clorferniramina se han administrado a los gatos bajo ciertos parámetros.

El uso de estos medicamentos siempre tienen que ser recetados por un médico veterinario quien en función de la sintomatología podrá modificar la dosificación del fármaco en cuestión.

Índice()

    ¿Qué son los fármacos antihistamínicos y como actúan en el cuerpo de mi gato?

    Los antihistamínicos y como su nombre lo indica son unas sustancias química que bloquea la acción de un neurotransmisor llamada histamina, que actúa en el cuerpo cada vez que se desata una afección alérgica.

    La mayor cantidad de esta sustancia en el cuerpo se encuentra en el hipotálamo, región del cerebro que controla una gran cantidad de funciones básica como la producción de hormonas, la presión arterial, el ritmo cardíaco, la regulación de temperatura, el sueño y la vigilia.

    gato olfateando medicamentos antihistaminicos

    Como muchos otros fármacos se le suele proporcionar al animal camuflado en el alimento y su objetivo es aliviar los efectos de un cuadro alérgico, como puede ser el causado por ciertos alimentos.

    Estos medicamentos buscan disminuir los efectos de las alergias como son estornudos, urticaria, comezón y/o inflamación de las vías respiratorias. Los antihistamínicos son un tratamiento paliativo de las alergias; no actúa sobre los factores que producen la enfermedad por lo que no se recomienda su uso por un período prolongado de tiempo.

    En este caso se pueden administrar mientras se determinan las causas con los análisis adecuados; y se diseña el tratamiento óptimo de la enfermedad, evaluado debidamente por el médico veterinario tratante.  Cada día se sintetizan nuevas moléculas de estos fármacos; con la finalidad de mejorar su respuesta y disminuir los efectos colaterales que puede causar en el paciente.

    En general este tipo de medicamentos administrados adecuadamente y con conocimiento de su función en el organismo, no genera efectos secundarios, pero si no es administrado por un profesional de la salud veterinaria constituye un verdadero riesgo para la vida de nuestras mascotas y en lugar de solventar algún problema, puede agravar el cuadro clínico.

    ¿Efectos secundarios de los antihistamínicos sobre los gatos?

    Poco se ha investigado y menos escrito sobre los efectos colaterales que conlleva el uso de fármacos antihistamínicos en gatos. La información que se maneja arroja como resultados ciertos efectos secundarios como convulsiones, somnolencia, falta de coordinación, hipersensibilidad a los componentes de la fórmula; y si se suministra por un período prolongado de tiempo pueden generar daños en el sistema digestivo.

    Otra contraindicación de este tipo de medicamentos es que no se debe suministrar a gatas en estado de gravidez; ya que se han observado efectos de tipo teratogénico (malformación en el feto) y alteraciones del comportamiento.

    gatito naranja acostado cama

    En general hay que ser muy cuidadosos con los medicamentos que se le suministran a una gata en estado de gestación, ya que muchos de los medicamentos utilizados no se conocen las consecuencias que puedan tener sobre los fetos.

    Antes de suministrar cualquier medicamento a su mascota es muy importante consultar con su médico veterinario; él está capacitado y tiene el conocimiento para evaluar la condición de su gato y presentar alternativas; si considera que se corre un riesgo muy alto que atente contra la salud.

    Otro precaución importante que se debe tener es evitar la auto medicación, puede que lo que consiga es agravar el cuadro clínico que presenta la mascota; incluso poner su vida en riesgo o tener un desenlace fatal.

    Evitemos estos riesgos y consultemos siempre con el profesional adecuado, esto nos traerá una gran ventaja, nuestro gato estará sano y sin molestias por alergias.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más