¿Qué es el reflujo gastroesofágico en perros? Cómo tratar una indigestión o gastritis

El aparato digestivo es uno de los sistemas de vital importancia en los seres vivos, se extiende desde la boca hasta el ano, prácticamente atraviesa todo nuestro cuerpo y es el encargado de retirar los nutrientes adecuados para que una especie pueda sobrevivir.

Los hay relativamente sencillos como el de los parásitos, pero también los puede haber muy complicados como es el caso de los rumiantes que poseen cuatro cavidades estomacales. 

El sistema digestivo segrega diverso tipos de sustancias como los ácidos gastricos y las enzimas necesarias para poder descomponer los alimentos y aprovechar al máximo todos sus nutrientes, los cuáles irán a cada organismo para que puedan cumplir sus funciones. Sin embargo y a pesar de los cuidados que tengamos con nuestros perros, pueden aparecer problemas gastrointestinales.

Dentro de estos problemas gastrointestinales que se pueden suscitar en los perros podemos encontrar el reflujo gastroesofágico, que se presenta cuando las sustancias gástricas contenidas en el estómago y el intestino delgado suben al esófago.

perro enfermo por reflujo gastroesofagico

Es importante destacar que estas sustancias fundamentalmente los ácidos gástricos pueden ser muy irritantes provocando inflamación del esófago, patología que debe atacarse rápidamente para evitar infecciones a nivel del sistema respiratorio y se complique el tratamiento.

Índice()

    ¿Cuáles son las causas y los síntomas de la enfermedad de reflujo gastroesofágico?

    Es importante que te encuentres alerta al comportamiento de tu mascota y observar si vomita o regurgita (vómito sin arcadas) con frecuencia, que clases de sustancias excreta mediante el vómito si tiene un color amarillento (típico color de la bilis) o si es de color rojizo, en cuyo caso te recomendamos acudir a un profesional que examine a tu perro, puesto que ese tono rojizo es indicio de que hay presencia de sangre en el reflujo.

    Algunas causas que pueden generar el reflujo gastroesofágico pueden ser alimentos que no pueden ser digeridos de manera adecuada como el consumo de leche, o carbohidratos con alto contenido de almidón tales como la papa o la tapioca (yuca). Dependiendo de la gravedad en la que se encuentre la enfermedad tu perro presentará dolor,

    El dolor que puede presentar tu perro al alimentarse es agudo, por lo que es probable que tenga pérdida del apetito y por conseguiente disminución del peso corporal.

    Como consecuencia del dolor, tu perro puede ladrar y aullar (este último en un tono agudo) con más frecuencia que de costumbre, es muy importante que sepas diferenciar el tono de los sonidos que puede emitir tu mascota según la ocasión, recuerda que esto se debe a que presenta un dolor muy fuerte y es su manera de exteriorizarlo. 

    La gastritis es otro factor que puede ser un desencadenante de enfermedad por reflujo gastroesofágico, ya que al inflamarse la mucosa gástrica altera el comportamiento natural del estómago y los intestinos. Las intolerancias a determinados alimentos puede derivar también en padecimientos de índoles gastrointestinal.  

    También existe cierta predisposición genética, hereditaria como es el caso de las hernias hiatales, este tipo de padecimientos se presentan generalmente en individuos jóvenes de manera congénita (desde nacimiento). 

    Si tu perro presenta gastritis tendrás que ser muy cuidadoso con la alimentación que le suministres de manera que no agraves la condición y generes una ulcera gástrica.

    ¿Qué tratamientos debo seguir para curar y/o aliviar el reflujo gastroesofágico?

    Si has observado los síntomas que te hemos descritos anteriormente en tu perro, lo primero que debes es vigilar estrictamente la alimentación de tu perro, evitando alimentos causantes de indigestión.

    sistema digestivo del perro

    Lo segundo que necesitarás es ayuda de un profesional, acude a tu médico veterinario, él examinará adecuadamente a tu mascota y si lo amerita necesitará algún otro procedimiento para conocer con exactitud la condición de tu perro.   

    Es tu veterinario el que debe preescribirte los fármacos adecuados para tratar este padecimiento, sus dosis y la frecuencia con la que deberás suministrárselas a tu mascota. Evita automedicar a tu mascota es probable que en lugar de solucionar o aliviar la enfermedad, agraves la condición, aumentando el dolor de tu mascota.

    Dirígete con tu perro a tu veterinario de confianza apenas detectes los síntomas, así evitarás que la situación derive en padecimientos mas delicados como infecciones a nivel pulmonar, así podrás disfrutar de momentos muy agradables con tu mascota. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más